jueves, 23 de febrero de 2012

¿Qué dice la Iglesia ante el terrorismo?

La doctrina Social de la Iglesia nos manifiesta:

La condena del terrorismo



El terrorismo es una de las formas más brutales de violencia que actualmente perturba a la Comunidad Internacional, pues siembra odio, muerte, deseo de venganza y de represalia.  De estrategia subversiva, típica sólo de algunas organizaciones extremistas, dirigida a la destrucción de las cosas y al asesinato de las personas, el terrorismo se ha transformado en una red oscura de complicidades políticas, que utiliza también sofisticados medios técnicos, se vale frecuentemente de ingentes cantidades de recursos financieros y elabora estrategias a gran escala, atacando personas totalmente inocentes, víctimas casuales de las acciones terroristas.  Los objetivos de los ataques terroristas son, en general, los lugares de la vida cotidiana y no objetivos militares en el contexto de una guerra declarada. El terrorismo actúa y golpea a ciegas, fuera de las reglas con las que los hombres han tratado de regular sus conflictos, por ejemplo mediante el derecho internacional humanitario: « En muchos casos se admite como nuevo sistema de guerra el uso de los métodos del terrorismo ». No se deben desatender las causas que originan esta inaceptable forma de reivindicación. La lucha contra el terrorismo presupone el deber moral de contribuir a crear las condiciones para que no nazca ni se desarrolle.


El terrorismo se debe condenar de la manera más absoluta. Manifiesta un desprecio total de la vida humana, y ninguna motivación puede justificarlo, en cuanto el hombre es siempre fin, y nunca medio. Los actos de terrorismo hieren profundamente la dignidad humana y constituyen una ofensa a la humanidad entera: « Existe por tanto, un derecho a defenderse del terrorismo ».  Este derecho no puede, sin embargo, ejercerse sin reglas morales y jurídicas, porque la lucha contra los terroristas debe conducirse respetando los derechos del hombre y los principios de un Estado de derecho. La identificación de los culpables debe estar debidamente probada, ya que la responsabilidad penal es siempre personal y, por tanto, no se puede extender a las religiones, las Naciones o las razas a las que pertenecen los terroristas. La colaboración internacional contra la actividad terrorista « no puede reducirse sólo a operaciones represivas y punitivas. Es esencial que incluso el recurso necesario a la fuerza vaya acompañado por un análisis lúcido y decidido de los motivos subyacentes a los ataques terroristas ».  Es necesario también un compromiso decidido en el plano « político y pedagógico »  para resolver, con valentía y determinación, los problemas que en algunas dramáticas situaciones pueden alimentar el terrorismo: « El reclutamiento de los terroristas resulta más fácil en los contextos sociales donde los derechos son conculcados y las injusticias se toleran durante demasiado tiempo ».1085


Es una profanación y una blasfemia proclamarse terroristas en nombre de Dios:  de ese modo se instrumentaliza, no sólo al hombre, sino también a Dios, al creer que se posee totalmente su verdad, en vez de querer ser poseídos por ella. Definir « mártires » a quienes mueren cumpliendo actos terroristas es subvertir el concepto de martirio, ya que éste es un testimonio de quien se deja matar por no renunciar a Dios y a su amor, no de quien asesina en nombre de Dios.


Ninguna religión puede tolerar el terrorismo ni, menos aún, predicarlo.  Las religiones están más bien comprometidas en colaborar para eliminar las causas del terrorismo y promover la amistad entre los pueblos.

Fuente: http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/justpeace/documents/rc_pc_justpeace_doc_20060526_compendio-dott-soc_sp.html#La%20condena%20del%20terrorismo


9 comentarios:

  1. ¿ entonces la Iglesia apoya medidas extralimitadas como el uso de la violencia para acabar con ella?

    Es esencial que incluso el recurso necesario a la fuerza vaya acompañado por un análisis lúcido y decidido de los motivos subyacentes a los ataques terroristas »

    por favor expliquenmelo

    ResponderEliminar
  2. Muy buena pregunta. Sin embargo para responderla es necesario personas que se puedan identificar. Un diálogo no se puede hacer anónimamente.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús, ya sabes mi nombre y me da mucho gusto tu interrogante y te felicito. Respondiendo a tu interrogante que puede ser discutido; Hay situaciones como el terrorismo que siembran el terror y no admiten el diálogo y solo su punto de vista es la muerte, (aunque ahora está disfrazado con hacer política)el uso de la fuerza es necesaria solo en casos de violencia extrema. La Iglesia no admite la "violencia" que es diferente al "uso de la fuerza" La violencia conlleva odio, la fuerza corrección o retraimiento a la violencia. Los terroristas usan la violencia, no la fuerza. ¿Tú que piensas?

    ResponderEliminar
  4. Antes de todo gracias, me sirvió para un trabajo de religión.Afortunadamente encontre este blog , y me respondiste.
    Lo primero gracias, lo segundo:
    tal vez la Iglesia debería apoyar la lucha armada , y no solo a limitarse a decir que está en contra y que lo condena, limpiándose las manos de todo aquello que se refiera al terrorismo.
    Para mi la parte alta de la jerarquía de la Iglesia ,la que en realidad tiene poder en los ámbitos económicos, políticos y sociales , debería apoyar a todo aquel que luche contra este mal que nos afecta, sin poner peros ni trabas.
    Ademas la cabeza de la Iglesia aquí en la tierra , como se a podido demostrar en varios acontecimientos, se limita a aprenderse de memoria esto que expones, y en casos se limitan a leerlo.Esto hace que la gente que no se sientan cristianos porque no se identifican con la forma de actuar de unos pocos.Muchos eligen que es mejor dejar la jerarquía y convertirse en deistas ,dejando la institución eclesiástica y creer del modo que quieren. Yo creo que aunque la Iglesia ( institución) apoya la fuerza , no realiza nada para apoyarla por lo que las palabras se las lleva el viento, tan solo se conforman con que lso cristianos no se reveln contra este poder que otorgan los altos cargos y así seguir vivendo acosta de todos nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jesús, me da mucho gusto que este blog te haya ayudado en tu trabajo, ese es el objetivo de este espacio.
    Seguimos este pequeño diálogo.
    Cuando leía tu comentario me hizo recordar la vida de Jesús el de Nazareth, cuando fue apresado, Pedro inmediatamente saco la espada y le cortó la oreja al guardia, (Pedro era un sicario, o sea un revolucionario, no como se entiende hoy, una persona que mata sin compasión, como revolucionario quería que la injusticia se terminara pero por medio de la espada, casi igual como un terrorista solo que no era sanguinario)Sin embargo Jesús no toma la vía de Pedro y de muchos de sus seguidores, ya que él es el camino, y su camino no es la espada, pues el que ha espada quiere solucionar los problemas, ha espada morirá. Son solo puro palabras como tu lo dices, pero son Palabras de Vida Eterna.

    ResponderEliminar
  6. No entiendo cuando hablan de Iglesia pareciera que hablan de una Institución a la cual no pertenecemos, SI NOSOTROS somos las manos de la Iglesia, la Iglesia somos nosotros si entendemos esto podemos hacer mucho bien al mundo. y no olvidar que hablamos de la Iglesia de Jesus, muy aparte si hay alguien que es buen o mal ejemplo, mucho cuidado. Bendiciones

    ResponderEliminar
  7. LA PEOR FORMA DE TERRORISMO ES CUANDO LA IGLESIA CATÓLICA PERMITE QUE MILLONES DE HOMBRE A LA POSTRE TENGAN QUE MORIR DE ALCOHOLISMO, Y LES PARECE BIEN QUE TODO EL MUNDO SE ALCOHOLICE, EN LAS FIESTA DE VÍRGENES Y SANTOS AQUÍ EN EL PERU, ESO TAMBIÉN ES TERRORISMO, ELLOS PUEDEN DETENER PERO NO LES INTERESA.

    ResponderEliminar

¿Cuál es tu opinión al respecto?